banner inquietudes populares
InicioTradicionesLenguajeHistoriaOficiosFotografíasEnlacesAutorContacto

Oficios

 

 

El Cisco.

 

 

El Cisco. Fuente de calor.cisco 3

 

            En los crudos inviernos de la Vieja Castilla, el penetrante frío atemorizaba a las gentes de estas zonas. De siempre el ser humano ha buscado recursos para subsistir. Mitigar los rigores invernales nunca representó un rito, constituía una verdadera necesidad humana. La vestimenta ayudaba a mantener una cierta temperatura corporal con el vital apoyo del ejercicio en el trabajo.

 

Las viviendas, impregnadas de un gélido ambiente, fueron testigo del doloroso sufrimiento a la hora de soportar tantos grados bajo cero y los pocos recursos para atenuarlos. Por eso con la aparición del fuego el mundo dio un giro casi milagroso.

     cisco 2     

 El hombre, observador por naturaleza y fruto de la experiencia comprobaría que aquellas ramas o leñas echadas al fuego, parte de las mismas, no se habían convertido en polvo; y las ascuas, cubiertas por las cenizas durante largas horas, al ponerse en contacto con el aire reavivaban el calor. De ahí nació el carbón vegetal.

          

 El cisco, nombre con el que se conoce popularmente, procede, como es natural, de aquellos lugares donde abundaban los montes de roble y encina. La cultura de este oficio va paralela al nacimiento del fuego. Este duro trabajo, además del conocimiento, entrañaba también ciertos riesgos para los trabajadores, por más experiencia que tuvieran. Las suertes de leña que recibían los vecinos las transformaban en cisco y éste subproducto lo vendían en el mercado. El proceso, tras cortar las ramas, se iniciaba colocando éstas en forma de pirámide y dejando un hueco en el centro que haría de chimenea. Una vez cubierto de tierra se prendía fuego. La combustión duraba algunos días y cuando estimaban como ideal  el momento de la quema, comprobación que llevaban a cabo subiéndose a la pila. Si al pisar no cedía, quedaba claro que toda la pira se había convertido en un montón sólido. Por el contrario si no aguantaba el peso la persona se hundía y caía a las brasas. Como final  rociaban el montón con agua (hisopazo o asperges) por medio de una escoba humedecida.

           

Si bien las diferencias entre el carbón vegetal y el cisco pudieran encontrarse en el tipo de arbolado y en la entidad o corpulencia de las ramas, bien pudiera distinguirse uno de otro en el tamaño ya que el proceso de elaboración coincidían totalmente. Así pudiéramos denominar cisco el que procedía, entre otros arbustos, de la estepa o jara y carbón vegetal al del roble, encina o carrasca.cisco 1

          

 Este oficio, en su momento, representó una fuente de ingresos en la comarca y dio ocupación a diversas personas, que además de coincidir con el invierno, época del año muy baja en tareas, se evitaban los riesgos de incendio en los montes.

          

 

No pueden faltar vocablos como: Brasero, mesa camilla, faldas de mesa, el tufo, la alambrera, la badila, las cabras, el calentador, el ladrillo, las cañoneras etc... El calorífero: Recipiente de barro o de latón, en forma de botella, cerrado en la parte estrecha por un tapón. Se llenaba con agua caliente, que aguantaba toda la noche y a la mañana el agua tibia servía para lavarse. Si se caía el tapón...se mojaba el colchón. La gloria: En las plantas bajas de las casas se hacían unos túneles que iban desde la parte delantera, cruzaban todas las estancias y salían atrás. En cada uno de los extremos del túnel una boca. Por una de ellas se introducía la leña y se encendía; se cerraba esta boca con una chapa metálica, obligando al humo y calor a recorrer este canal o túnel buscando la otra salida. Hemos de manifestar que este sistema es un anticipo de la calefacción radial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Web diseñada por Carlos Rubio Condado