banner inquietudes populares
InicioTradicionesLenguajeHistoriaOficiosFotografíasEnlacesAutorContacto

 

Arganza: Su historia

 

cuadro arganza

Presentación.

Arganza, a todos los efectos integrada en San Leonardo, dista de éste 2,2 kilómetros a través de la carretera SO-960 (San Leonardo de Yagüe (Soria)-Peñaranda (Burgos).(Lat.: 41º 49´ 14,31´´. Long.: 3º 5´ 7,71´´ W)  Con Arganza se abre «LA PUERTA DEL CAÑÓN DE RÍO LOBOS» y desde aquí, siguiendo la carretera, a escasos tres kilómetros se llega al Puente de los 7 ojos, nombre que recibe del número de arcos que tiene el citado puente. Debidamente indicado: zona de aparcamiento bajo tejado, mesas con sus correspondientes bancos al aire libre, agua potable, indicadores gráficos informativos de la zona... Centro de Información atendido por personal especializado y el comienzo de una maravillosa naturaleza. Disfrute de la fauna y de la flora, farallones multicolores y la sensación de una paz misteriosa, casi sobrecogedora.

arganza 1             escuelas arganza

 

El Puente de los 7 ojos, además, marca la mitad de la longitud total del Cañón (24,6 kilómetros).

En el afán de dar respuesta a cuantos nos visitan, tanto en el museo municipal como en el propio ayuntamiento, están a su disposición folletos y amplia información de las zonas próximas y otros lugares limítrofes considerados de interés.

puente 7 ojos

 

San Leonardo cuenta con un número elevado de plazas hoteleras, casas rurales, restaurantes, cafeterías y bares. Centro de Salud y farmacia. Zonas deportivas. Piscinas e innumerables zonas de recreo en el mismo pinar dotadas de mesas y fuentes. Espacios infantiles cuyos juegos entretienen y deleitan a los niños. Talleres mecánicos y todo un conjunto y variada estructura comercial. Museo etnológico, castillo abaluartado del siglo XVI, ejemplar casi único en su traza, Iglesia parroquial de estilo herreriano en cuyo interior se pueden admirar sus retablos y algunas tallas.

En Arganza es obligado observar la típica construcción de sus casas estilo pinariego que, si bien el estado de conservación es lamentable, aún se pueden distinguir la calidad de los materiales y la composición de los mismos. La iglesia románica del siglo XI, de las porticadas, muestra la sobria portada y los capiteles adornados con motivos florales y figuras de animales. No cabe duda que se trata de una joya arquitectónica que simboliza las creencias de un pueblo que ayer contaba con cerca de 40 casas en dos barrios; casa municipal; escuela de instrucción primaria común a ambos sexos con cerca de 20 niños; molinos harineros y de sierra; iglesia, bajo la advocación de la Degollación de San Juan, que atendía un párroco ... hoy se dejan ver las huellas del paso del tiempo y la falta de población.

ARGANZA.-Apuntes históricos.

Orígenes.

Los orígenes de Arganza bien se pudieran remontar a los siglos VI-IV a C. La población celtíbera que, en aquellos días, ocupara el Castro del Arenal a escasa distancia de la actual Arganza, probablemente descendiera a este valle debido a la dominación romana.

El hecho de que Arganza sea topónimo de origen celta que significa «brillante» «metal brillante» «plata», con vestigios romanos; límite de diócesis citada en la Hitación de Wamba (672-680); ciudad que aparece en los inicios de la Reconquista entre las importantes y la muestra del arte románico en su iglesia porticada, permite argumentar, con fundamento, que fuera el nuevo asentamiento de las gentes del castro del Arenal.

En sus principios la denominación procede de la raiz indoeuropea «Arg» con el significado «blanquecino», «brillante» y se encuentra documentado en todas las lenguas indoeuropeas desde oriente a occidente. Aplicado frecuentemente a ríos para aludir el color de sus aguas: pero Arganza, Arganzuela u otras formas relacionadas etimológicamente son en otros casos topónimos sin una relación clara con la hidronimia por lo que Argantía también podrá ser un derivado de argant, «plata» atestiguado en céltico (más el sufijo - ia, e indicaría «picachos» «yacimiento de mineral brillante» (Carracedo Arroyo, E. Topónimos de la tierra de Soria. (Tesis doctoral inédita. Universidad de Salamanca, 1991, 56-60)

Arganza se consolida como ciudad. El vecindario se rige por un ordenamiento jurídico y económico y para responder a las necesidades tanto espirituales como laborales surgen los distintos servicios: sierras, molinos harineros, fragua, etc. y profesiones como herrero, zapatero, médico, veterinario... y un símbolo esencial: la iglesia.

iglesia arganza 2El sustento procede de la agricultura, ganadería, pastoreo de rebaños y de las ayudas que le brinda el pinar cuyo arbolado ocupa la mayor parte de los terrenos del común.

Inmersos en la etapa imperial se intensificó la producción de cereales, principalmente el trigo, ampliando las vías de comunicación, lo que permitió el desarrollo de esta comarca. Valga como ejemplo la conexión con Uxama Argaela, con las canteras de Espejón y Cantalucia. Importante también en gran manera fue la Vía 27 del itinerario Antonino: Astúrica-Caesar Augusta.

La influencia y dependencia jurídico- administrativa procedía del convento de Clunia y el propio Taracena opina que el Cañón del Río Lobos fuese una calzada romana por la que transcurriera un copioso flujo comercial. El asentamiento del Castillo Billido, ubicado en uno de los farallones, en su parte superior, bien pudiera ser uno de los controles de las mercancias que transitaban por este lugar.

capitel 1 capitel 9 capitel 6

Hacia el siglo V d.C. el imperio romano se desmorona y aparece la cultura visigoda. De ella, con un claro exponente, lo representan los hallazgos procedentes del referido Castillo Billido etc. y los objetos o herramientas encontrados en Vadillo y el Santo Cristo de Miranda en Santa María de las Hoyas catalogado de tal época por los estudiosos Argente y de la Casa.

Con la Edad Media, como una de las grandes civilizaciones aparece el Islam. Penetra en la Península en el 711 tras la derrota de D. Rodrigo en la batalla de Guadalete. En un avance fulgurante hacia el norte Tatik conquista Osma y Clunia. Año 718 Pelayo vence a las tropas musulmanas. La Primera Crónica General de España cuenta las grandes conquistas del rey Alfonso, el Católico, (693-756). En Castilla se citan Simancas, Segovia, Osma, Arganza etc.

capitel 2 capitel 8 capitel 7

Al establecerse «El desierto estratégico del Duero» o «tierra de nadie», las plazas de Osma, Gormáz, Berlanga, San Esteban... hoy están en manos de los cristianos y mañana caen en poder de los musulmanes. Esto acontece en el siglo X y con este siglo nace la lengua castellana. Leyendas como «Los Infantes de Lara» de la «Condesa Traidora» o los poemas de Fernán González y el Mío Cid describen estas tierras de Castilla. La muerte de los «Infantes de Lara» traicionados por su tío Rodrigo Velázquez aconteció en la Castilla de Garci Fernández. Tal muerte fue vengada por Mudarra González quien persiguió a Rodrigo Velázquez. «E desque ovieron partido del val d´Espeia atravesaron el pinar de Arganza e fueron con el traydor a su casa de Vilvestre». Menéndez Pidal se ocupa de ello por extenso.

Con la muerte de Almanzor, año 1002, se van consolidando las tierras ocupadas. Nuevos colonos llegan de otros lugares y algunos emigran a fundar nuevos feudos. Así el 17 de agosto de 1076 Alfonso VI, a través de un privilegio, beneficia a la Abadía de Silos con el lugar de San Frutos (Segovia), próximo al Río Duratón, Sepúlveda. Los pobladores del referido lugar pertenecen en su mayoría a las actuales tierras de Soria, Burgos o La Rioja. Como ejemplo aparece un tal Pascual de Mesella (en Arganza). Mesella corresponde a un despoblado, cercano a Arganza y que se le conoce con el nombre de Mansilla.

Otro momento, muy sobresaliente, en que aparece Arganza, corresponde a la discusión habida en el Concilio de Husillos (Palencia) en 1088 entre el Arzobispo de Toledo Don Bernardo y el Obispo de Burgos, Don Gómez. Tomando como base los límites establecidos en la Hitación de Wamba de la Diócesis de Osma «de Furca usque Arlançon quomodo currit in camino Sancti Petri qui vadit ad Sanctum Iacobum et de Garrafe usque Hermitas...»

El obispo Gómez defendió la tesis burgalesa interpretando la palabra Arlançon  como una deformación de Ad Anzon que debía interpretarse como un  derivado de Adanza-Arganza.

capitel 4 capitel 3 capitel 5

En el año 1136 se celebró el concilio de Burgos, quedando clara la acepción de Arlançon unida al río Arlanza. (Carmelo Rubio de la Iglesia: «San Leonardo de Yagüe: Historia y Cultura. pag.36-52. Soria, 2004).

De acuerdo con esta interpretación la diócesis de Osma recupera la demarcación anterior estableciendo los límites de «río Arlanza en el curso superior, es decir desde su nacimiento hasta Salas de los Infantes; parte del término de Silos... hasta la sierra del Urbión». San Leonardo también quedó comprendido dentro de la diócesis de Osma.

Con el siglo XII, dentro de la amplia red de centros caritativos nacidos a lo largo del Camino de Santiago, se funda el Hospital de San Leonardo.

La situación de este centro benéfico atendía a cuantos procedían principalmente de la parte de Soria para incorporarse al camino de Burgos. Peregrinos procedentes de Aragón, Cataluña, etc. confluían en esta zona. Debemos tener presente que Santo Domingo de Silos ejercía  una importantísima atracción de peregrinaje.

La afluencia de peregrinos a Santiago dieron a estas tierras nuevos estilos: en lo cultural, costumbres y, de manera especial, en lo arquitectónico. La devoción a Compostela, más allá de nuestras fronteras, atraía a innumerables devotos que penetraban en la Península a través del «camino francés». Llegaban a Francia de todos los puntos de Europa y dicho camino servía de itinerario para cruzar los Pirineos hasta llegar al Santo. Coincidió también en esta época la reforma del Cluny, que reafirmaba la disciplina benedictina en los fundamentos cristianos, dando lugar a una difusión renovadora de clara influencia monástica.

Otro de los caminos, de gran tránsito, discurrió por el Cañón del Río Lobos, paso natural que comunicaba la vega del río Ucero con el Alfoz de Lara en Burgos.

iglesia arganza 1De especial trascendencia ha de catalogarse el nuevo estilo de construcción al amparo de los distintos caminos que conformaban la Ruta Jacobea: El Románico. Centros monásticos, numerosas iglesias y no menos hospederías se levantaron especialmente a lo largo del citado «Camino francés». Hecho, que además resulta lógico, pues tales formas de construcción, tan usuales en el país galo, nos las enseñaron personas especializadas venidos del otro lado de los Pirineos. Arcos de medio punto, bóvedas de cañón, capiteles, columnas aisladas y robustas... bajo unas formas ni auvernienses, ni aquitanas ni borgoñesas, sino la mezcla de todas ellas.

Constatan tales hechos históricos la bellísima iglesia románica de Arganza. Porticada en sus orígenes, siglo XI, su principal cualidad nace de la sobriedad en el conjunto de las formas. Arcos como capiteles, florales unos y con figuras de animales otros, se asemejan a los de Santo Domingo de Silos, aunque cronológicamente anteriores a los silenses. Por diversos motivos, parece tener fundamento el aumento de la población y de ahí la modificación para ampliarla, la iglesia ha experimentado cambios importantes mas su conservación es evidente. Ello se debe a la preocupación del vecindario que ha velado por su mejor estado. No caeríamos en exageración al afirmar que se trata de una joya del arte románico, tan lejana en el tiempo y tan bella al día de hoy.

Arganza y el hospital de San Leonardo.

En el reinado de Alfonso VIII, y a través de una carta fechada en Maderuelo (diciembre de 1173), el monarca expresa el propósito de ayudar al Hospital de San Leonardo y de indemnizar a los hermanos Pardo de los costes de la obra realizada. Para ello les concede una porción de rentas reales por el sistema de «donación». Una vez más en las decisiones de envergadura que toma el Rey y que afectan a estos lugares, Arganza desempeña un decisivo y trascendente papel: Tanto al propio hospital, de modo pro indiviso, como a los hermanos Pardo, regidores del citado centro,  el monarca hace donación de «la villa llamada Arganza, con sus montes, pastos, riberas, molinos, tierras de cultivo y sin cultivar y con todos sus términos y pertenencias...». Entre los firmantes que ratifican la donación, aparece el obispo de Osma don Juan. Al año siguiente 1174, vuelve Alfonso VIII a conceder al hospital de San Leonardo la villa de Arganza, a la que pone bajo su real protección.

Arganza, junto con San Leonardo y otros, anexionados al Monasterio de San Pedro de Arlanza.

Ya en el final de reinado de Alfonso VIII, año de 1213, el abad don Pedro Rodríguez (1209-1222) engrandecía el monasterio anexionando San Leonardo a Arlanza y convirtiendo esta ciudad pinariega en un centro comarcal. Junto con San Leonardo, «burgo de San Leonardo» pasan también a Arlanza Arganza, Casarejos y Vadillo.

Alfonso VIII había fundado en Burgos su propio hospital a la orilla del Camino de Santiago. Y para ayudar a la construcción, estamos en 1213, del llamado Hospital del Rey, hace una permuta con el monasterio de Arlanza. El intercambio consiste en unas casas o iglesias que posee el monasterio de Arlanza en San Román de Villaverde, Tardajos, San Mamés y Pedrosa que pasan al Rey y recibiendo el monasterio el burgo de San Leonardo, Arganza, Casarejos, Río Lucia, Hontoria y otras más.

Con estas posesiones el abad de Arlanza, don Pedro, ya contaba con territorio y núcleos de población suficientes para erigir un señorio en el que San Leonardo representaría la titularidad de Villa y tierra. Tal señorío de abolengo dependería del citado monasterio no sólo en lo espiritual sino también en lo material.

En el sistema de Villa y tierra las pautas sociales y administrativas se basan en que la Villa será el centro y eje y, como población, tendrá aspiraciones urbanas. Los vecinos pobladores de esta Villa, organizados como concejo van a recibir del Rey o Monarca un amplio territorio sobre el que van a ejercer todos los derechos de propiedad y organización y que recibirán la denominación de realengos, dominios señoriales y abadengos.

El Concejo de Villa y Tierra, además de total dominio de los terrenos, le corresponden también las competencias relativas al poblamiento. El Concejo de la Villa dirige el nacimiento e instalación de las aldeas y reserva algunas partes de tierra para el aprovechamiento comunal y concejil.

Es facultad del Concejo de la Villa establecer las normas jurídicas que regularán las relaciones entre la Villa y sus aldeas, entre los vecinos de unas y otras, así como de los deberes frente al Concejo.

Además estos Concejos gozaban de una total autonomía en el orden político-administrativo. No dependían de ningún conde, sino unicamente del Rey. Elegían sus autoridades que durante un año ejercían todas las competencias gubernativas, judiciales, económicas y aún militares sobre la Villa y la Tierra, sin otra subordinación que la debida al Monarca, que tenía la total soberanía en todo el reino.

En la fundación de una Comunidad de Villa y Tierra solía intervenir el Rey o un Delegado del mismo que le daba el primer impulso y solía amojonar su tierra. Al Concejo se aportaban, tanto Villa como aldeas, terrenos que pertenecían al común y como tal se administraban. Mas cada uno de los pueblos pertenecientes al Concejo se reservaban algunas propiedades en particular y de ahí la denominación de Bienes de Propios y que no pertenecían al Concejo.

Fuero de San Leonardo.

Se trata de un documento institucional en el que se plasma un código de convivencia ciudadana que el abad de San Pedro de Arlanza don Pedro, como señor de San Leonardo y con el asentimiento del Concejo de la Villa, promulgó en 1220.

De este documento hace especial referencia Menéndez Pidal al que titula «Fueros del Concejo de San Leonardo, dados por el abad de San Pedro de Arlanza» (Aparece publicado en Enciclopedia Espasa, tomo 21, pág. 795; y en Carmelo Rubio de la Iglesia: San Leonardo de Yagüe: Historia y Cultura. Soria 2004. pág. 74). En dicho fuero prevalece el concepto jurídico-penal con modificaciones sustanciales del rigor medieval, quedando abolida la pena de muerte para los homicidas. En su lugar y para los que atentan contra la integridad física de las personas, ya sea con espada, piedra, palo o hueso, establece sanciones económicas según la magnitud o gravedad del delito que cobrarán por partes iguales el denunciante, el señor de la Villa y el juez y los jurados. Firman el Fuero don Pedro Abad de San Pedro de Arlanza, los monjes Pedro Martínez, mayordomo y Martín Peydres, Sacristán y el Concejo de San Leonardo; de lo que da fe el escribano Gómez.

EDAD MODERNA. Año 1562.

 

Felipe II, rey de España, vende la villa de San Leonardo a don Juan Manrique de Lara.

Desde el 1213 hasta 1562 la villa de San Leonardo y por tanto Arganza y demás que dicen «del cambio» pertenecieron al monasterio de San Pedro de Arlanza. En esta fecha Felipe II, obtenida bula de la Santa Sede Apostólica que le permitía enajenar las villas y jurisdicciones, lo que ayer estaba en manos de los monjes Benitos de Arlanza, pasaría a ser patrimonio de don Juan Manrique de Lara, quien fundara un mayorazgo y levantara posteriormente un castillo en la villa de San Leonardo.

Año 1562. Juan Manrique de Lara obtiene permiso del rey para comprar la villa de San Leonardo y sus aldeas, cuya escritura de venta se otorga en Madrid a doce de mayo de mil quinientos sesenta y tres ante Juan Moren, escribano y aprobada por el reverendo padre fray Juan de Villumbrales, abad de San Benito en Valladolid, General de su Congregación. Dicha venta se fijó en el precio de «siete mil cuentos novecientos treinta y un mil trescientos ochenta maravedís»... También compra la villa de Rabanera a don Juan Delgado de Avellaneda, señor de Castrillo cuya escritura se lleva a cabo en Valladolid ante el escribano Juan de Rozas. Con estos bienes don Juan Manrique de Lara, conjuntamente con su mujer doña Ana Fajardo fundan el mayorazgo de todo tal como consta en escritura otorgada en Madrid a once de julio de 1567 ante el escribano Gaspar Testa.arganza 9

Como es natural, Arganza, miembro del Concejo de la Villa de San Leonardo, pasó también a formar parte del mayorazgo de don Juan Manrique de Lara. Y en este mismo año de 1562 consigue permiso del rey para levantar un castillo en la villa de San Leonardo, obra que llevó a cabo en los años inmediatos.

A título de nota informativa

(De don Juan Manrique de Lara (biografía breve). Del castillo abaluartado. «Libro Becerro» y otros temas de interés, les remito a Carmelo Rubio de la Iglesia: San Leonardo de Yagüe: Historia y Cultura. 2ª  edición. Soria, 2004. En esta publicación encontrará capítulos monográficos sobre distintos temas.)

Arganza. Algunas citas históricas.

Año 1708. Concejo de Villa y Arganza en 19 de septiembre - Del Libro de Escrituras.

Nevera:

Primeramente acordaron que por cuanto Manuel de Miguel Andrés, de Arganza, ha pedido en este concejo si se le quiere dar un sitio para hacer una nevera y que el producto de ella quiere agregar las dos partes para que se haga bien por las ánimas del Purgatorio en esta iglesia y la otra en la de Arganza y visto su pedimiento ser justo se determinó en dicho concejo se le de dicho sitio para dicha nevera en la parte que menos perjuicio haga en las eras de esta villa hacia la ladera del castillo o la de San Blas, haciendo dicha agregación a las ánimas en toda forma.

Y esto fue lo que acordaron y firmaron los que supieron:

Leonardo Alonso. Bartolomé de Encabo. Bartolomé de Miguel Andrés.

Andrés Barrio. Juan Carretero. Juan de Peña Ortego y Otros.

Año 1749. Perteneciente al Concejo. (Villa de San Leonardo, su arrabal de Arganza y aldeas de Casarejos, Badillo y Navaleno).

Un molino de sierra de agua para aserrar madera, que llaman la Sierra de Concejo, distante de la población media legua, sito sobre el río que nace en esta jurisdicción. El Concejo tenía asignado un día para serrar:

Los vecinos de la Villa: martes y viernes. Arganza y Casarejos: miércoles y jueves. Vadillo: viernes y Navaleno: sábado. El arrendatario se comprometía a no serrar aquellos pinos que no lleven el sello del marco del Concejo.

Año de 1781. 11 de Agosto. EL CONTENIDO DE ESTE DOCUMENTO ES DE UN INTERES HISTÓRICO ÚNICO. Dice así:

 

«La Dehesa de Quiñones y Prado del Oyo y Dehesa de las Rasillas han sido y son propias de la Villa de San Leonardo y su Arrabal que se llama el Lugar de Arganza. Y como tales de inmemorial tiempo a esta parte han usado de ellas en propiedad y posesión, penando y castigando todos los ganados que en dichos términos han entrado así de los Lugares de la Jurisdicción en que es comprehendida la Villa de San Leonardo y demás forasteros.

Que en dichos términos jamás ha tenido comunidad de pastos ni otro derecho alguno ni otro lugar ni persona particular más que en dicha Villa de San Leonardo y su Arrabal como por haberse quemado la Villa en el año de cinquenta y uno que sólo quedaron diez casas de más de ciento y veinte y el año de setecientos, diez y ocho casas y mucho antes otro en que pereció mucha gente por lo qual y a petición y clamores de todos los vecinos para redimir por algún medio parte de sus grandes vejaciones pidieron en Concejo público y se hizo de un acuerdo y parecer sin repugnancia ni queja entonces ni después acá de ningún vecino de dicha Villa y su Arrabal, se hicieron suertes en dichos términos para roturar y poder sembrar partes de ellos, quedando pasto bastante para los ganados de labor, huelga y obligación y con efecto dicha suerte se repartió entre los vecinos de dicha Villa y Arrabal a los cuales se les carga cada año los Tributos Reales que les corresponde lo cual se ha ejecutado demás de diez años a esta parte y lo último a más de seis.

Que los Prados del Hoyo han sido y son de vecinos particulares por porciones hereditarias y de venta y como tales se han vendido unos a otros hipotecado siempre y los Dueños que ha havido y hay así de dichos Prados como de Tierras y Casas y los que son y han sido en propiedad y posesión de dicha Villa consta y resulta de las Partidas del Libro del Becerro que tienen en su archivo.            

Copiado de un papel suelto antiguo por el B. Francisco Ayuso Peña a once días del mes de agosto del año de mil setecientos ochenta y uno en San Leonardo.»

Evolución vecinal de San Leonardo y Arganza durante estos años.

Año                  Vecinos Villa San Leonardo           Vecinos Arganza

1807 .........................................124.- .................................................. 25.-

1809 .........................................126.- .................................................. 23.-

1811 .......................................  123.-  ................................................. 24.-

1831 ......................................   152.- ……………………………...…37.-

1833 ………………………..   159.- .................................................. 38.-

 

1835 .......................................  149.- .................................................. 36.-

1836 .......................................  145.- ................................................... 33.-

1837 .......................................  140.- ................................................... 29.-

1838 .......................................  132.- ................................................... 27.-

1841 .......................................  128.- ................................................... 27.-

1842 . .......................................135.- ................................................... 28.-

 

Nota particular:

Permítame, estimado lector, que aproveche este acuerdo del Concejo, expresado a continuación, para traer a la memoria un hecho histórico, económico y socialmente tan relevante: La Contribución única. Esta Ley la promovió el Marqués de la Ensenada. Dicha ley se aplica aquí de manera sucinta.

Año 1791. Enrayamiento de los vecinos de la Villa y sus aldeas para el año presente.

Aparecen todos los vecinos (Relación nominal) de la Villa y sus aldeas con el número de rayas que tiene cada uno a efectos de contribución. Las rayas o número de rayas representan el valor de sus haciendas. Este hecho tiene como fundamento la valoración de los bienes, de toda índole, de cada uno de los vecinos, sobre los que se tributará. Dicha ley promovida por el Marqués de la Ensenada en 1749 se denomina Contribución única por resumir en un solo pago el montante de los distintos bienes de cada uno, una vez convertidos a dinero. Para ello cada vecino hubo de responder a cuarenta preguntas.

 

Existe un libro «Tomo de abecedario de los memoriales que contiene libro e interesados a quienes corresponde». Libro de las tierras, prados, huertos, casas. tenadas, corrales. colmenas, ganados, industrias y demás efectos de cada uno de los interesados con reglamento a lo prevenido en las órdenes de la Real Junta de única contribución. En consecuencia del Decreto de su Majestad expedido en diez de octubre del año pasado de 1749.         

          

Dichos autos y memoriales fueron practicados en dicha Villa por el Señor D. Francisco Rafael de Angulo y Obregón, subdelegado y peritos que entendieron en el reconocimiento de todas las dichas tierras, casas y demás utilidades.

Año 1792. Febrero 27. Acuerdan construir casa en El Puntal de Cabeza Nuño.

En el pleito entre la Villa y Arganza con Casarejos  por la construcción de una casa, finalmente acuerdan no seguir el pleito y llevar a cabo la construcción de la referida casa para uso de la Villa, Arganza y Casarejos. El coste lo sufragarán los pueblos citados y servirá para cobijo del ganado, principalmente de cerdos en la época de la bellota. El lugar donde se levantará tal edificación será fuera del monte, en el paraje y lugar denominado El Puntal de Cabeza Nuño, por encima de la calera. Dicha casa se ha de construir a expensas de los tres pueblos. Las dimensiones de la referida casa será de veintidós varas de largo y veinte de ancho y en ella se podrá contener de 800 a 1000 cabezas de ganado y acuerdan de Navaleno y Vadillo hagan otra semejante o dos, una para cada pueblo.

 

Año 1834. Bueyes Cabaña de Carreteros.

Arganza. En esta fecha el número de bueyes dedicados a la Carretería asciende a 63. Y en el cupo de fanegas de sal a transportar desde las reales fábricas de Añana, Poza e Imón a los alfolíes de Valladolid, Calahorra, Zamora, Toro, Villapando, León, Soria, Salamanca, Alba de Tormes, Barbadillo y Medina del Campo a Arganza le correspondió:

 

Alfolí de Toro 79.- fanegas
Alfolí de Barbadillo 74.- fanegas
Alfolí de Soria 74.- fanegas
Alfolí de Añana. Para Valladolid 17.- fanegas
Alfolí de Calahorra    8.- fanegas

 

 

Año 1834. Gastos de las tropas carlistas.

20 de septiembre de 1834.- En la Casa Consistorial de esta Villa de San Leonardo, reunidos el alcalde ordinario y demás componentes del Concejo acuerdan: Que mediante haber finalizado la cuenta por el ayuntamiento según decreto de los suministros hechos a las tropas carlista, solamente desde el día veintinueve de marzo próximo finado hasta el último de septiembre del corriente año, es el resultado de todo lo suministrado por los cinco pueblos, hecho metálico según los precios de todos los artículos, como consta en la cuenta general, firmada de los individuos de ayuntamiento, catorce mil novecientos sesenta reales y dos maravedís, que, repartidos entre trescientos noventa y uno vecinos y treinta y siete habitantes de que consta el número de los cinco pueblos, ha correspondido pagar a cada un vecino a treinta y seis reales y trece maravedís y a cada un habitante veinte reales y en este concepto se pasa a la adjudicación de cada pueblo por los pagadores en los término siguiente:

 

 

Pueblos Vecinos Habitantes Reales Maravedís
Villa S. Leonardo 159 10 5984 27
ARGANZA  39 3 1477 26
Casarejos  77 14 3087 26
Badillo (Vadillo)  41 5 1591 23
Navaleno  75 5 2828 23

 

 

Año 1834. Venta de terrenos

 

17 de noviembre de 1834.- A consecuencia de la conferencia sobre la data de terrenos que se han de dar en propiedad y vitalicio a cada uno de los pueblos de esta jurisdicción; convienen los señores del Ayuntamiento que a San Leonardo en unión de ARGANZA el sitio que dicen el Medianedo. Que Casarejos se lleve el Entre Egido, contiguo a su dehesa, a excepción de las Eras, que haya internas en él, de los mismos vecinos de el dicho. Badillo el sitio que llaman San de la Vega y Remolinillos y Navaleno Valle de la Orca (Horca) con el suelo y la Reen. Advirtiendo que todos estos puntos y sitios se han de valuar y tasar rigurosamente con proporción al terreno, suelo y comodidades de cada uno y para el efecto y ejecución con el mayor acierto posible y menos desconfianza acuerdan se reciba solemne juramento a los peritos y tasadores para el justiprecio de dichos terrenos mediante ser cesión vitalicia y en propiedad y para cuyo efecto se nombran los sujetos siguientes: de San Leonardo, Juan Sanz Marcos y Manuel de Peña. De ARGANZA  Francisco Miguel González. De Casarejos Félix López y Carlos López. De Badillo Miguel Losa. De Navaleno Miguel Ayuso y Francisco Peña Olaya, a quienes se les hará entender que, después de hacer dicha operación con toda escrupulosidad, asimismo que sepan que el sentido del Ayuntamiento es igualar el exceso del terreno que haya, de lo que se de, de un pueblo a otro, en la misma clase de terreno y no en dinero, por cuyo medio queden todos iguales.

 

Así mismo e igualmente decretan que para atender a los muchos gastos y suministros  (Suministros a las tropas que transitan por estas demarcaciones tanto carlistas como de su Majestad Isabel II y que contribuyen los vecinos. Los suministros consistían  en: Pan, aceite, paja, leña, cebada para las caballerías, etc., etc.)  causados en este presente año como ya se ha tratado en otros Ayuntamientos, convienen los señores de Ayuntamiento en demarcar otro pedazo de terreno a cada un pueblo para partir y sortearle entre sus vecinos de los cuatro: San Leonardo, Arganza, Casarejos y Badillo siendo también y por el mismo estilo la tasación rigurosa de dichos terrenos y tasados y partidos por suerte entre los vecinos a saber: A San Leonardo en unión de ARGANZA se les de la mitad del terreno que hay en los Begazos y lo que se conceptúe en el Río abajo de Arganza. A Casarejos la otra mitad de los Begazos y contiguo al cordel de las Merinas un pedazo límite de los Hijuelos y a Badillo Campolimuedra y la Cañada y a Navaleno si necesitase algún terreno para igualarse del importe con los demás pueblos se le de donde proponga no siendo perjudicial a los demás del Común y para esta otra medición, tasación y partición sorteable se nombran los mismos sujetos arriba expresados y con el resultado cada un pueblo cargará a sus vecinos lo que le pareciere en valor por sus suertes. Así lo acordaron y firmaron dando fe el fedatario de hechos.

 

 

LA ARGANZA del siglo XX

A medida que San Leonardo iba alcanzando mayor auge, en todos los aspectos, los vecinos de Arganza centraban su forma de vida en la nueva población. La convivencia entre San Leonardo y Arganza, en todo momento, se desarrolló como si se tratara de una verdadera familia; los lazos de vecindad y del trabajo eran comunes.

 

Arganza, en lo que hubo población, contó con representaciones propias: Eclesiástica, municipal, docente, servicios etc. También es cierto que las reuniones de los plenos municipales se celebraron conjuntamente  con San Leonardo manteniendo las partes su personalidad, pero a la vez conscientes de tener el cobijo de un mismo techo y la defensa de unos intereses, más que propios, comunes.

 

El sacerdote que atendía a Arganza tenía el nombramiento específico para este lugar. Maestro y escuela, en propiedad y cuando llegaba el 29 de agosto, cada un año, Arganza celebraba sus fiestas en honor a  San Juan Degollado.

 

En un ambiente festivo, ya por la tarde, un numeroso público, principalmente venido de San Leonardo, se reunía en las eras del “otro barrio”; los participantes se sentaban en la hierba en  grupos y sacaban la merienda que habían traído. Realmente tanta gente, allí reunida, despertaba una imagen envidiable y graciosa.

                   

 

Entre los grupos, miembros familiares o de amistad, se intercambiaban viandas y no podía faltar la bota, rellena de tintorro. Tal ambiente se entremezclaba con las notas de una charanga, los bailes del momento y “la rueda” y “la jota”.

En la actualidad se sigue la tradición tanto en su esencia como en el lugar, a la que se ha añadido una caldereta popular, que simboliza, a la ya consabida unión, la atracción de visitantes como muestra de hospitalidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

                     

 

 

Web diseñada por Carlos Rubio Condado